Bienvenido a TOMARES Espacio Público

La ciudad es hoy el espacio de todos los encuentros y, por lo tanto, de todas las posibilidades, es el terreno de todas las contradicciones y de todos los peligros dice la Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad (Saint Denis 2001) . Es en la ciudad donde se abren las condiciones para una democracia de proximidad, es en la ciudad donde se presenta la ocasión para que todos los ciudadanos y ciudadanas participen en la definición y animación de un espacio público de calidad.

Una ciudad o un pueblo no es solamente un conjunto de casas y de calles amontonadas o dispuestas en serie sobre un espacio cualquiera, una ciudad se define en torno a un espacio público, cuyo acceso esté abierto a todos, pero ese espacio público no es tanto un lugar físico como un medio de comunicación en el que podemos encontrarnos con los otros a través de la palabra. El filósofo alemán Habermas define el espacio público como ese espacio simbólico en el que se hace y habita la opinión pública.

Con estas páginas –querido lector- que ponemos en tus manos, con este hermoso nombre de ESPACIO PÚBLICO queremos ayudar a crear ese medio de encuentro, de participación y de comunicación a través del cual podamos ir haciendo una opinión pública en Tomares, una opinión pública informada y crítica, sociable y participativa.

ESPACIO PÚBLICO cumplirá su objetivo si conseguimos que vosotros y vosotras os animéis a participar enviándonos vuestras opiniones, fotografías, críticas y colaboraciones.

Tomares no puede ser solamente una ciudad dormitorio sino que debe aspirar a tener su propia vida ciudadana, para lo cual necesita de ESPACIO PÚBLICO.

domingo, 6 de abril de 2008

Alfredo Pérez Rubalcaba - Ministro del Interior




Entrevista por: Ascensión Tejerina



¿Cuáles son sus perspectivas electorales para el 9 de marzo?

Tuvimos un resultado muy bueno en el año 2004 y aspiro a que lo podamos mantener. Y para ello es fundamental que la gente vaya a votar. Cuando hay una alta participación, la izquierda tiene un buen resultado.
Por tanto nuestra obligación es tratar que la gente vaya a votar, explicarles primero que se juega mucho, que esto que dicen que somos iguales unos que otros no es verdad porque el PSOE no ha hecho la misma política que hizo el PP y ahí está la historia, que es reciente para compararla.

Pero sobre todo pienso que hay que recordarle a la gente que votar, participar, fortalece nuestras instituciones y por tanto al país entero.

¿Qué mensaje le trasladaría a un ciudadano que pueda dudar entre votar al PSOE o al PP?

Toda elección supone una disyuntiva. Y podemos optar por avanzar con un Gobierno que cree en los andaluces. Avanzar con Manuel Chaves o retroceder con Javier Arenas, que formó parte de un Gobierno que negó la existencia de 400.000 andaluces para darle menos dinero a Andalucía.


Rodríguez Zapatero ha sabido gestionar la economía, que ha crecido más que con el PP, hemos repartido más que el PP y hemos ahorrado más que con el PP. Hemos subido el salario mínimo, las pensiones mínimas, las becas, hemos mejorado la sanidad pública y la educación. Hemos elaborado una ley, la de la dependencia, que va a garantizar la ayuda del Estado a quienes no pueden valerse por sí mismo. Hemos aprobado una ley de igualdad y hemos conseguido que en España hoy trabajen más de veinte millones de ciudadanos, casi tres millones más de los que trabajaban en el año 2004. De ellos 1.600.000 mujeres.


Queremos hacer mas. Mejorar las pensiones, crear escuelas infantiles para los niños entre 3 y 6 años, crear dos millones más de empleos, mejorar las ayudas a las familias, luchar contra el fracaso escolar…

Podemos avanzar o volver atrás con Rajoy, Zaplana y Acebes a un tiempo de mentiras y de decretazos. Eso es lo que nos jugamos. Y yo tengo confianza porque los andaluces se parecen a los socialistas en que nunca nos han regalado nada.

-¿Qué balance hace de la labor de oposición del PP en esta legislatura?

Hay un ejercicio que me gusta mucho hacer, y es imaginar que hubiera pasado si hubiera ganado Rajoy en 2004.


Nuestras tropas seguirían en Irak, Han pasado cuatro años, este desastre de la guerra de Irak ha costado la vida de cientos de miles de personas y han sido incapaces de decir que mintieron con las armas de destrucción masiva, que no era verdad que iba a bajar el terrorismo sino que por el contrario ha aumentado. Y el barril de petróleo, que antes estaba a 30 dólares, ahora está a cien.

Cabe pensar que tampoco habría una Ley de Igualdad, porque no la quieren y la han recurrido ante el Tribunal Constitucional. No habrían subido las pensiones mínimas porque durante ocho años pudieron hacerlo y no lo hicieron. Tampoco habrían subido al salario mínimo interprofesional porque ahora estando en la oposición dice que no les interesa.

Eso si, nos habríamos ahorrado cuatro años de un triste espectáculo: ver una día si y otro también al PP utilizando la política antiterrorista contra el Gobierno.

Usted se ha mostrado especialmente crítico con la labor de Mariano Rajoy? ¿Por qué?

Estamos en esta campaña explicando lo que hemos hecho. Y también lo que ha hecho Rajoy en la oposición: meter miedo a la gente con mentiras.

Se rompía la familia, se cerraban los colegios concertados, se rompía España. Nada de eso ha pasado porque nada era cierto.

Y tenemos que recordar también cuál fue su gestión en el Gobierno de Aznar. Hay que decir que fue ministro de Administraciones Públicas y en un alarde de sensibilidad social congeló los salarios de todos los funcionarios. Después le “premiaron” y le pasaron a ministro de Educación y allí volvió a exhibir su talante social y lo que hizo fue bajar las becas.


A continuación pasó al Ministerio del Interior y redujo las plantillas de policías y de guardias civiles. El resultado fue que subió la criminalidad hasta cotas desconocidas en nuestra democracia.


Porque la época de Mariano Rajoy en Interior es la época en la que ha habido más delitos en España. Acabó su brillante gestión con la crisis del Prestige y los hilillos de plastilina. Ese es su balance. Y ahora que quiere volver a gobernar conviene recordarlo. Porque en estos últimos días parece haberse olvidado de todo.

De lo que hizo en el Gobierno y de lo que ha hecho en estos cuatro años en la oposición. Ahora promete subir las pensiones mínimas. ¿Cómo vamos a creerle si no lo hizo en los ocho años en los que gobernó? En cualquier caso de estos últimos años conserva el gusto por ponerlo todo negro. Ahora resulta que la economía española va a la ruina, que todo es un desastre. Le encanta ser un profeta de los desastres y ha acabado por ser un desastre de profeta.

Una de las propuestas electorales del PSOE más llamativas ha sido la rebaja fiscal de 400 euros, ¿qué objetivos se pretende con esta medida?

Es una propuesta progresiva de carácter general que tiene dos objetivos:


Por un lado, ayudar a las familias que tienen dificultades porque sabemos que ha subido el IPC y las hipotecas, y por otro lado, reactivar nuestra economía porque hay un momento de incertidumbre mundial que se corrige, entre otras cosas, permitiendo que la gente tenga más dinero para consumir.
Y esta medida la podemos hacer porque hemos ahorrado y el Estado tiene superávit, de manera que es muy razonable que el ahorro de todos beneficie a todos de manera progresiva. Progresiva porque al que paga 400 euros de impuestos no pagará nada. El que paga 800 dejará de pagar 400, o sea la mitad, el 50%. Y el que paga 2000, porque gana más, solo tendrá una rebaja del 20%.